Principal

Correo de lectores

Diarios

Cartelera

Titulares

Foros

Clima

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-

Año II - Nº 9
Agosto - Septiembre 2003

Editorial

El Damero
Seminario
"Lo traumático en la cultura"
La Mujer moderna - Parte II.
por Marcelo Benítez
Uníos los proletarios que quedan: por Alfredo Grande
Un día de protestas en la ciudad:
por Marcelo Rebón
Raúl Scalabrini Ortiz por Conrado Yasenza
Rauol Wallenberg por José Antonio Borré
Ajo y Limones
La fusilación del Piquetero: por Vicente Zito Lema
Hombre-Perro. Cuento de Antonio Di Bendetto
Húmeda al tacto
por Carola Chaparro
El ojo plástico
Miguel Diomede: Naranjas sí... Palabras No
por Kenti
Miradas Goyescas
por Marcelo Luna
Batea
"El secreto de los flamencos" de Federico Andahazi / Editorial Planeta
por Carola Chaparro

Música:
Pez
por Gonzalo Yasenza

Números anteriores

Distinciones

Biblioteca del Congreso de la Nación

Biblioteca del Congreso de la Nación


Propietarios y Directores

Marcelo D. Luna
Conrado A. Yasenza
José A. Borré

Diseño y Arte de Web

Icaro Digital

Registro de la Propiedad Intelectual 267822
Todos los derechos reservados
Queda hecho el depósito que marca la ley.
Copyright ©
2001- 2003

Buenos Aires
República Argentina

Recomiende esta publicación.

Si desea publicitar y apoyar este emprendimiento cultural, escribanos

El Ojo Plástico

Miguel Diomede

Naranjas sí, palabras no...

Por Kenti

¿Qué decir de Miguel Diomede y su obra?
De algo sirve enumerar: la levedad de su pintura, que fue autodidacta, su preferencia por los temas tradicionales, como naturalezas muertas, figuras, flores y paisajes, en fin, ¿qué decir de un artista que se mantuvo al margen de todos los istmos y vanguardias de su época, y que su hacer en el arte se concentró en el simple y contundente acto de pintar?.

Pienso en Diomede y me viene a la mente la imagen de sus naranjas: ¿qué puede decir de un par de naranjas un figurativo sin cura como yo?¿Quién soy yo para criticar?, ¿cómo se teoriza acerca de la pintura desde la pintura? .¿Qué queda por decir después de un siglo desbordado de teóricos y vanguardias? Ríos de tinta gastados en explicar lo inexplicable, o lo explicable que no valía la pena explicar: el cómo, el por qué, el para qué, de la labor del artista, quien a pesar de que cuando la ciencia toma el poder y la verdad abandona el campo del arte, sigue empeñado en el acto alquímico de transformar lo que ve y vive dándole luz a su verdad.

Volviendo a la pregunta inicial, ¿qué decir de la obra de Diomede? ; ¿qué decir de cualquier obra de arte, no importa su autoría? ; ¿cuál fue la palabra que ayudó a entender mejor una obra?, ¿cuál le sumó una cuota mínima de eficacia?. ¿Cuál fue la palabra que sirvió para sacar al arte de los museos?, ¿cuál fue la que acercó a Leonardo, a Rubens, a Chagall, (al mismo Diomede) al gran público, más allá de la colección Salvat? ; ¿cuál la palabra qué evitó que los Velásquez enceguezcan de flashes orientales en los pasillos del Museo del Prado?. ¿Cuál manifiesto cargado de buenas intenciones sirvió para que una línea bien tirada en un papel fuera algo más que una línea, para que un amarillo bien puesto en una tela fuera más que amarillo?. ¿Cuál fue el discurso?, ¿cuál la palabra que sacó al Dalí anestesiado del Centro Cultural Borges y lo sumergió en las aguas marrones del Salado, en Santa Fe?.

Por esto dejo la palabra y vuelvo a la imagen, la misma magia del bisonte en la pared de la caverna, para aprehender la realidad, darle a la obra su justa razón de ser: construir la realidad. Y aquí están las naranjas arrancadas de las manos de Miguel Diomede, que desde su etérea realidad son todas las naranjas que vi y veré, y son luz, luz que huye para siempre, pues la de mañana no será igual a la de hoy, aunque debiera serlo. Y qué más puedo decir: que Diomede había mirado hacia adentro, hallado allí su alma, y a través de este proceso insistencial, percibido el sentido y la raíz del alma y de las cosas. Pero para qué hablar si allí están sus naranjas que lo dicen todo; nos dicen que nuestra única verdad posible tiene que ser invención. Entendido esto, entonces sí, poner en palabras las cosas que quedan por decir.

Por Kenti


RECUADRO

Datos Marginales:

Miguel Diomede

Pintor. Nace en Buenos Aires el 20 de julio de 1902; muere en la misma ciudad, el 15 de octubre de 1974.

De formación autodidacta, expone desde el año 1929. Su taller ubicado en el pintoresco barrio de la Boca, en Bs. As., lo vio trabajar incansablemente.

Ha recibido importantes premios, como el Segundo Premio Estímulo en el Salón Nacional de 1948; Primer Premio en el Salón de La Plata, en 1957; Medalla de Bronce en la Exposición Universal de Bruselas en 1958.
En el año 1973 es designado académico titular de la Academia Nacional de Bellas Artes.
En 1974, año de su muerte, se realiza una gran retrospectiva de su obra en LAASA (galería de arte).

Sus obras figuran en el Museo Nacional de Bellas Artes, en el Provincial de Santa Fé, de Córdoba y otros.


Miguel Diomede - Galería de Cuadros
<<Click en la imágen para ver una ampliación>>


Migel Diomede "Estefanía" (Click para ampliar
Estefania
Miguel Diomede Click para Ampliar
Miguel Diomede

Ada

Flores

Naturaleza Muerta

Barcazas

Naranjas

Autorretrato

KENTI IMÁGENES del SUR

Kenti Imágenes del Sur

Su Opinión sobre esta nota:
E-mail F
Nombre y apellido:
Ciudad:
País:

Soporte y Administración de Web: aborre@icarodigital.com.ar
Copyright © 2001- 2003 www.icarodigital.com.ar

Todos los derechos reservados


Bannerlandia