Principal

Correo de lectores

Diarios

Cartelera

Titulares

Foros

Clima

-

Año II - Nº 6
Nov-Dic/2002

Entrevistas

José Pablo Feimann
El Damero
Informe sobre el rumbo del país: Argentina, destino y realidad
* Alfredo Grande 
* Ángel Fiasché
* Vicente Zito Lema
* Osvaldo Bayer
Néstor Perlongher
El "Cuchi" Leguizamón
Perón de caricatura
Pichón Baldinú
Dossier
"Che" Economista
Ajo y Limones
Pell, pell, orange pell
Florencia Carlé
El poder del casino
Cuentos de Carola Chaparro: "Lucio"
Cartas de Amor a Mariano Moreno
El ojo plástico
Diapositivas
Batea
El Farmer
de Andrés Rivera

El vuelo de la reina
de Tomás Eloy Martínez

Milondombe Música de fusión

Números anteriores

Distinciones


Staff

_______________

Diseño y Arte de Web

Icaro Digital

Registro de la propiedad intelectual en trámite.

Todos los derechos reservados.

Queda hecho el depósito que marca la ley.

Copyright © 2001

Buenos Aires

Argentina

Recomiende esta publicación.

Si desea publicitar y apoyar este emprendimiento cultural, escribanos

Búsqueda personalizada
Ajo y limones

Alexander Sutherland Neill, educador

La revolución del maestro ciruela

Por Rubén D. Fernández Lisso

Antes que nada debo decir que andaba en esas cosas de novias y libros, cuando un día se cruzó en mi camino el libro "Summerhill", que fue un oasis en el desierto. Las teorías de la educación estaban dominadas por las medidas. El conocimiento era mensurable. Las teorías del conocimiento crecían (y siguen creciendo). Claro, lástima que tantos números y tantas medidas se preocupaban fundamentalmente del conocimiento y no de los seres humanos. Pero claro, cuando hablamos de ciencia es mejor no andarse con pequeños detalles.

El caso es que un sujeto muy atrevido e irreverente llamado A. S. Neill supuso que en educación más importante que cualquier teoría es la libertad. Esto ahora también es una teoría, pero esa es otra historia. El mundo lo miró de costado y sonrió con sorna.

-En educación, algo tan malditamente abstracto como la libertad, está condenado al fracaso, le dijeron. Pero como la vida no está hecha de palabras A. S. Neill igual sintió que era posible.

Según cuenta, los "cultos y tolerantes ingleses" lo dejaron hacer, esperando una pronta autodestrucción. Tiranos de cualquier otro lugar del mundo hubiesen preferido destruir el proyecto con sus propias manos, por las dudas. Pero la flema inglesa (¿será sinusitis?), como el mismo Neill reconoce, permitieron que el proyecto experimental comenzara a funcionar con unos pocos alumnos y la absoluta desconfianza del sistema educativo oficial. Con el tiempo, Summerhill, la escuela que creó y dirigió hasta su muerte, es sinónimo de educación en libertad en todo el mundo occidental.

Autogobierno. Asistencia voluntaria a las clases. Ningún examen. Educación sin miedo.
¡¿Es posible?! ¡¿Qué horror?!
-Van a crear un ejército de vagabundos.
-Saldrán niños idiotas porque no les exigen.
¡¿Los niños y las niñas se bañan juntos?!
-Son todos degenerados.
Cuenta que decían.

Pero de Summerhill no salían niños idiotas, ni vagabundos, ni violentos, ni degenerados. De Summerhill salían niños felices. Muchos de los cuales siguieron siendo felices por el resto de sus vidas. Artistas felices, plomeros felices, algún que otro científico feliz y muchos don nadie felices. Los ex alumnos amaron a Summerhill por el resto de sus vidas. Y ayudaron a sobrevivir a la escuela donde también se reintegraban niños, problema que no aguantaban ni las escuelas oficiales ni las familias desamoradas.

Según Neill todo gracias a la libertad. Y después de leer sus escritos es difícil no creerle.

Educación sin coerción. Promoción de actitudes artísticas. Respeto por la vocación.

¿Tengo que decir que Henry Miller lo admiraba? ¿Habrá que comentar que fue amigo de Wilhelm Reich, el famosísimo científico? ¿Será importante comentar que no creía en el psicoanálisis (o por lo menos lo encontraba insuficiente) aunque le fascinaba la psicología?

Prefiero decir que Neill amó la vida y amó a los niños y revolucionó la educación con una influencia que hoy atraviesa el mundo. También prefiero decir que cada vez que el libro Summerhill cayó en mis manos lo disfruté con fruición. Tres veces volví a comprar el libro Summerhill. Tres veces lo volví a regalar. Hoy no lo tengo. Y soy feliz de no tenerlo porque sé que debe estar en cuatro bibliotecas, esperando el momento en que una mano lo agarre, unos ojos lo miren y un corazón se encienda.

Si a Neill le hubiesen dicho maestro ciruela, probablemente habría contestado: no, se equivocan de nuevo, no soy maestro ciruela, soy maestro zanahoria.

Un día un tipo me dijo: nadie nunca se emborrachó leyendo la palabra vino. Y yo le creí. Por eso a Neill no hay nada mejor que beberlo.


Alexander Sutherland Neill

Autobiografía

Neill Neill Orange Peel (Fragmento)

Hace años, Hetney, un niño de Summerhill, caminaba murmurando: "Neill Neill Orange Peel" (R: literalmente Neill Neill Cáscara de Naranja). La frase tuvo éxito y ha perdurado más de 25 años. Actualmente, los niños me siguen cantando estas palabras, y mi reacción usual es contestarles: "Se equivocaron de nuevo no es cáscara de naranja, sino cáscara de banana".

Me parece que esta rima resume bien mi vida con los niños. Desde luego, podría ser el lema de Summerhill, si creyera en lemas. Estas palabras narran toda la historia de mi escuela y de mi vida. Nos muestran como pueden salvarse, o casi suprimirse, el abismo entre las generaciones, porque estas palabras no denotan hipocresía u odio, sino amor e igualdad. Si todos los niños del mundo llamaran a sus maestros cáscara de naranja o un equivalente, en mi correspondencia no habría muchas cartas que comienzan así:

"Odio mi escuela, ¿puedo ir a Summerhill?".

La rima del niño muestra lo innecesario de que un abismo separe a los alumnos de los maestros, abismo que han creado los adultos y no los niños. Los maestros desean ser pequeños dioses protegidos por su dignidad. Si actúan humanamente, temen que su autoridad se desvanezca y que sus clases se conviertan en un manicomio. Temen suprimir el miedo. Demasiados niños temen a sus maestros. Es la disciplina la que crea el miedo. Pregunten a un soldado si no teme a su sargento. No conozco a uno que no le tema.

La rima de Summerhill demuestra al mundo que una escuela puede abolir el temor a los maestros y el temor, más profundo, a la vida. Los niños no solo tratan a Neill con igualdad, alegría y amor, sino que a todo el personal lo consideran camarada y compañero de juegos. Los maestros no dependen de su dignidad, ni esperan diferencia por ser adultos, y su único privilegio social es que no deben obedecer la orden de ir a la cama. Su alimentación es igual que la de la comunidad escolar. Los niños les hablan de tú y rara vez les ponen sobrenombres, y si lo hacen, éstos son más bien símbolos de amistad e igualdad. Durante 30 años, George Corkhill, nuestro maestro de Ciencias, fue conocido como George, o Corks o Corkie. Todos los niños lo querían.

Hace años, en uno de mis libros escribí que cuando entrevistaba a un aspirante a maestro, mi prueba consistía en preguntar: "¿Qué haría si un niño lo llamara maldito tonto?". Hoy día continúo haciendo esta prueba, excepto que he suprimido el tonto (que nunca he considerado una grosería) y lo he cambiado por un adjetivo más popular.

Al transcurrir el tiempo, más me convenzo de que la principal reforma que requieren nuestras escuelas es suprimir el abismo entre jóvenes y viejos, y que ha perpetuado el paternalismo. Esta autoridad dictatorial causa al niño un sentimiento de inferioridad, que se perpetúa a través de su vida. Como adulto sólo cambia la autoridad del maestro por la del patrón.

Un ejército puede ser necesario, pero nadie, excepto un conservador demente, afirmaría que la milicia es un modelo de vida. Sin embargo, nuestras escuelas son como ejércitos, o algo peor. Los soldados por lo menos se mueven mucho, pero un niño permanece sentado la mayor parte del tiempo en una edad en que todo el instituto humano ordena moverse.

En este libro explico porqué las autoridades escolares tratan de restar vitalidad a los niños, pero la mayoría de los maestros no comprenden qué se oculta detrás de su disciplina y de "modelar los caracteres", y la mayoría no desea saberlo. La disciplina es algo muy fácil: "Atención... Descansen", son las órdenes de los cuarteles y de las clases.

"Obedezcan, obedezcan", dicen, pero la gente no obedece a sus iguales, sino a sus superiores. La obediencia implica temor, y esto debe ser lo último que se inspire en una escuela.

En los Estados Unidos, los estudiantes temen las malas calificaciones (calificaciones idiotas que no significan nada importante) o temen a no ser aprobados en los exámenes. En algunos países (Inglaterra se encuentra entre ellos, aunque me disguste admitirlo), aún se experimenta el temor al bastón o al cinturón, o el miedo a sufrir las burlas o el desprecio de maestros estúpidos.

La tragedia es que también los maestros sienten temor: miedo a ser considerados humanos, a ser descubiertos por la misteriosa intuición de los niños. Conozco bien todo esto. Diez años de enseñar en las escuelas públicas han destruido mis ilusiones sobre los maestros. En mi época, yo también me mostraba digno, distante y era partidario de la disciplina. Aprendí en un sistema que dependía del tawse, como llamábamos al cinturón en Escocia. Mi padre lo usaba y yo lo imité, sin pensar si actuaba bien o mal, hasta el día en que, siendo director, azoté a un niño por insolente. De pronto se me ocurrió pensar: ¿"Qué estoy haciendo? Este niño es pequeño y yo soy grande. ¿Por qué estoy golpeando a alguien que no es de mi tamaño?". Arrojé el cinturón al fuego y nunca he vuelto a golpear a un niño.

La insolencia del muchacho me rebajó a su nivel, ofendió mi dignidad, mi categoría de autoridad suprema. Me habló como a un igual, ofensa imperdonable; pero hoy día, 60 años después, miles de maestros se encuentran donde yo estaba entonces. Esto parece presunción, pero es la simple y pura verdad: muchos profesores se niegan a ser gente de carne y hueso.

Hace poco un joven maestro me contó que su director lo había amenazado con despedirlo, porque un muchacho lo había llamado "Bob". "¿Qué pasará con la disciplina, si usted permite tales familiaridades?", le preguntó. "¿Qué sucedería con un soldado que llamara Jim a su coronel?".

Neill Neill Orange Peel, es un título que puede disgustar a los profesores "sin vida"; pero lo comprenderán los estudiantes de todos los países, excepto en aquellas naciones donde a los niños no les permiten oír hablar de Summerhill.

¿Por qué recibo cientos de cartas de los niños? No por mi linda cara. La idea de Summerhill los conmueve en lo más profundo de su deseo de libertad, de su odio a la autoridad en el hogar y en la escuela, de su deseo de entrar en contacto con los mayores. En Summerhill no existe el abismo entre las generaciones; si existiera, no sería rechazada por mayoría de votos la mitad de mis proposiciones en las asambleas generales, ni una niña de 12 años podría decir a un maestro que sus clases son aburridas. Desde luego, un profesor puede decirle a un niño que es una calamidad. La libertad debe existir en ambos lados.

No deseo ser recordado como un gran educador, porque no lo soy. Si me recuerdan, espero que sea porque traté de salvar el abismo entre jóvenes y viejos, traté de abolir el miedo en las escuelas, traté de persuadir a los maestros de ser sinceros consigo mismos y quitarse la armadura protectora que han usado durante generaciones para permanecer separados de sus alumnos. Deseo ser recordado como un individuo común y corriente que creyó que el odio no remedia nada, y que estar en favor de los niños es la única manera de producir una vida escolar feliz, y posteriormente una existencia dichosa. Soy Neill, Neill, Orange Peel (R: un similar a nuestro maestro ciruela) para mis alumnos, y me gustaría serlo también para todos los niños del mundo. Soy alguien que confía en ellos, que cree en la bondad y en la ternura originales, que en la autoridad sólo descubre deseos de poder, y, muy a menudo, odio.

Pronto debo abandonar este valle de lágrimas, espero que las próximas generaciones, al considerar la educación de nuestro tiempo, se asombren de la barbarie, de su destrucción de las potencias humanas, de su insana preocupación por el aprendizaje formal. Lo espero, contra todo lo que me vuelve pesimista: las guerras, las persecuciones religiosas, los crímenes. Los que gritan que cuelguen a los criminales, ¿no advierten que quieren curar con una aspirina una apendicitis? ¿No reconocerá la sociedad que nuestro sistema represivo, aunado a la pobreza de nuestras calles, a nuestra falta de espíritu, a nuestra sociedad de consumo, son el motivo de que existan criminales y neuróticos?

Confieso a que veces dudo. Cuando pienso en el desafío de la juventud, me siento optimista. Al día siguiente, cuando leo los periódicos y me entero de las violaciones, los crímenes, las guerras y el racismo, me siento invadido por el pesimismo, pero creo que la ambivalencia es común a todos nosotros.

Alexander Sutherland "Orange Peel" Neill

Summerhill, 1972


Por Rubén Daniel Fernández Lisso
mail@icarodigital.com.ar

Bibliografía:

Summerhill. Un punto de vista radical sobre la educación de los niños. Editorial Fondo de Cultura Económica.

Neill, Neill, Orange Peel, Autobiografía. Editorial Fondo de Cultura Económica.

Imágenes: http://www.summerhillschool.co.uk/photo-album.html


Entrevistas - El Damero - Dossier - Ajo y Limones - El ojo plástico-Batea
Soporte y Administración de Web: aborre@icarodigital.com.ar
Copyright © 2001 www.icarodigital.com.ar
Todos los derechos reservados


Bannerlandia