___

Entrevista a León Ferrari

Poder, Iglesia y Proceso

Por Conrado Yasenza


León Ferrari
Fotografía de Revista Agulha

 

Breve y escasa aproximación a León Ferrari

León Ferrari nació en Buenos Aires, en el año 1920. Su iniciación en el campo de la expresión artística se remonta al año 1955. Ferrari desarrolló un lenguaje artístico propio utilizando técnicas como el collage, la fotocopia, el arte postal, etc. También experimentó con diversos materiales como la madera, el yeso, la cerámica y el alambre de acero inoxidable.

 

Es autor de varios artículos periodísticos publicados en el diario Página 12, y es también autor de libros de poesía entre los que se destaca "La bondadosa Crueldad" (Argonauta, 1988). Ilustró el libro "Nunca Más", publicado por Página 12 en forma de fascículos. En el año 1976 debió exiliarse en san Pablo, Brasil, debido a las amenazas perpetradas por la dictadura militar. Regresó al país en 1991. En el año 2001 realizó en el ICI, la muestra "Infiernos e idolatrías", muestra realizada contra toda forma de tortura humana y divina.

- ¿Cuál es la relación que Usted establece entre Poder, Iglesia y Proceso?

- Iglesia y Proceso. Iglesia y Poder. Relaciones y complicidades que aún no se agotan. Iglesia como poder dentro de un marco de colaboraciones con el poder del Proceso. La colaboración de la Iglesia con la dictadura no concluyó con su caída. Esta pidió primero una ley del olvido (de los crímenes cometidos); cuando se iniciaron los juicios los combatió; cuando los integrantes de las Juntas de las Fuerzas Armadas fueron condenados, pidió el indulto y el ya fallecido (Antonio) Quarracino los fue a visitar al Penal de Magdalena - "son cristianos que sufren", se justificó -; cuando fueron indultados y liberados los invitó a una fiesta en la Nunciatura, con motivo de un aniversario del Papa, y desde entonces estuvo en campaña para obtener la absolución que el indulto no incluyó, pues tal es el significado de la reconciliación y el perdón que proponen los uniformados de la Iglesia y las Fuerzas Armadas.

- Según su criterio, ¿ sobre qué bases descansa esta relación?

- El poder de la relación Iglesia-Proceso está basado en el silencio de la Iglesia. Sus esfuerzos por desacreditar las denuncias de los padres de los desaparecidos afirmando, junto a los Videla y Massera, que éstos están viviendo en el exterior; su negativa a informar sobre el destino de los chicos robados, y su empeño en una reconciliación imposible, son parte de la campaña que desarrolla por rehabilitar a la dictadura y lavar sus crímenes.

- ¿Cree posible el ejercicio de una autocrítica que revise y rectifique el rol desempeñado por la Iglesia dentro de este cuadro de relaciones que Usted definió?

- Hasta que la Iglesia no diga lo que sabe, lo que vieron y escucharon sus purpurados en la Catedral y en la Casa Rosada, seguirá siendo cómplice y encubridora de los crímenes impunemente cometidos.

- ¿Existe algún patrón de características represivas que vincule la institución Iglesia Católica con la Fuerzas Armadas?

- Dada la convicción religiosa de quienes realizaron el exterminio en nuestro país y del apoyo que les prestó la Iglesia, es que se establecieron parentescos entre el poder de la represión cristiana y los sistemas represivos que desarrolló el Proceso: la relación se da entre la violencia de la religión y la violencia de los religiosos. Por otra parte existen hechos interesantes que refuerzan de un modo actual, los vínculos establecidos durante siglos entre lo que puede denominarse poder político y el poder alimentado por la Iglesia. Revisando algunos acontecimientos de nuestra historia contemporánea nos encontramos con que, en enero de 1933 Hitler fue nombrado canciller de Alemania, en febrero los nazis incendiaron el Reichstag (Cámara de Diputados); en marzo Goebbels encabeza la quema de millares de libros del "intelectualismo judío". En julio el Vaticano firma con Hitler el Concordato que establece cordiales relaciones entre la Iglesia Católica y el III Reich. En l934 se produce la sangrienta purga del nazismo y crece en los años siguientes la represión contra sindicalistas, políticos disidentes, judíos, etc. En l937 el Papa Pío XI publica la encíclica Mit Brenner Sorge, documento que refleja apenas una queja por el no cumplimiento del Concordato, por la supresión de la educación religiosa y por las intenciones de Hitler de hacer una Iglesia Nacional, entre otras cosas. No hay una palabra de condena a Hitler por algo que no afecte al catolicismo y su iglesia. Evidencias, pues, más que claras de las relaciones de poder establecidas entre la Iglesia y el poder político.

- ¿ Podría profundizar sobre la relación entre la Iglesia y el poder político?

- En la República Argentina, el ex- ministro menemista de Justicia, Rodolfo Barra, cita el 25 de junio de l996 la encíclica del Papa Pío XI en respuesta a las acusaciones de haber pertenecido a una organización antisemita. Barra se equivocaba al citar dicho documento ya que como vimos, éste es sólo una queja. Si Hitler hubiese respetado el Concordato, el Vaticano habría continuado a su lado. Mala interpretación o desviación intencional y perversa. En ese documento se hallan las enseñanzas que Barra recomendaba tener siempre grabadas a fuego en nuestros corazones, en las cuales se reitera lo que casi dos milenios atrás afirmaron San Pedro y San Pablo en relación a la muerte de Jesús perpetrada por los judíos. Una encíclica en la que Barra, cree, se establece el rechazo de cualquier concepción racista.

Otro ejemplo de mala interpretación de las citas bíblicas es la repetición hecha por (Carlos) Menem en la Basílica de Luján durante la Pascua del ’95, de las acusaciones por el asesinato de Jesús, que desde San Agustín y Santo Tomás de Aquino, fueron atribuidas a los judíos. Es decir que el poder está contaminado de religión y las relaciones del poder político con el religioso podrían sintetizarse mediante el siguiente enunciado: el poder de la Iglesia es el de un poder dentro de otro poder.

- ¿Cómo se entrelazan los conceptos de poder, ética y religión?

- Quizá en esto resida la persistente fuerza del imperio religioso: dos mil años que permiten establecer una moral comprometida con la estrecha y doble relación que Occidente mantiene con el sufrimiento y la tortura, de lo cual se desprende que la ética del poder de la Iglesia se sustenta en una cultura que glorifica la tortura, y toda la iconografía expresada a través del arte así lo demuestra.

- ¿ Sigue vigente el paradigma que establece una estrecha y peligrosa relación entre los conceptos de Poder, Iglesia y Proceso?

- De los parentescos señalados que ligan el sistema de represión cristiano con los métodos viles desarrollados por el Proceso, se desprende pues la idea de que en esa complicidad se generan lazos de poder extraordinariamente fuertes y perversos, los cuales siguen vigentes en nuestros días. Sin duda alguna, Iglesia y Proceso continúan representando la imagen impune del poder. Respiramos el aire que respiran los impunes, los no juzgados y los indultados, que se mueven en torno nuestro ostentándolo como una condecoración, un premio por sus crímenes.


"La civilización occidental y cristiana"
León Ferrari - 1965

 

Entrevista realizada por Conrado Yasenza.
yasenza@icarodigital.com.ar

 

Su opinión sobre esta nota


E-mail .............................
Nombre y Apellido...........
Ciudad ............................

 



Bannerlandia