Una encuesta

Una vez quise saber hasta donde era cierto que a las mujeres les interesa el tamaño del pene. Así que planteado el asunto, uno de los problemas iba a ser la metodología de investigación.
Que observador participante, no participante, que encubierto, no encubierto... la cosa es que si yo le pregunto de frente a una mujer que opina acerca del goce sexual en relación con el tamaño del pene seguro me va a contestar lo que dice la inmensa mayoría, o sea “que es importante o no relativamente, y que tan o mas importante es saber usarlo”. Pero esa no es una respuesta que a mí me satisfaga del todo. Yo quería saber que grado de importancia le otorgan al tamaño. Que para ser periodista, debes tener mucha curiosidad, es cierto. Yo en particular soy muy curioso pero de muy pocos temas y hasta las noticias que a diario pasan en la TV no solo no me sorprenden sino que hasta me aburren.
La verdad es que algo de voyeur debemos tener todos, hasta cuando miramos el noticiero por televisión. Esa sensación de devorar la noticia y que finalmente las noticias terminan devorando a uno... me hartó. Así que salí en busca de una nueva aventura, a la caza de alguna revelación. Recordé que Pepe Eliaschéf tuvo problemas de censura cuando pasó en un programa de TV una encuesta relacionada con el tema. Las mujeres pensarán que no descubrí la pólvora, pero los secretos de los sexos, creo que nos alejan en vez de acercarnos, algunos dirán que “seria mejor no saberlo porque en realidad ciertas revelaciones nos alejarían mas”, otros me dirán “flaco, no te acerques tanto a ver si te caes”, pero para todo hay un equilibrio y yo se que puedo acercarme a mi objeto de estudio sin llegar a mezclarme. De hecho, algún día - y daría mi brazo derecho por hacerlo- voy a colocar un grabador en algún vestuario de mujeres, porque quiero saber cuales son las “cosas” de las que hablan... Lo que es estar desocupado ¿vio?, los temas que uno termina investigando... pero no me diga que no siente un poco de curiosidad por saber lo que piensan las mujeres.
Así que fui para una discoteca de Buenos Aires un sábado cualquiera, decidido a empezar mi encuesta. Mi entrevistada fue una mujer de unos cuarenta años mas o menos. Bailamos, bebimos algo, luego la acompañe hasta la parada del colectivo y termine viajando con ella. Hablamos de la vida en general, de todo un poco hasta que salió el tema del sexo, fue entonces cuando busqué la oportunidad de darle a entender que:
- A mí, las mujeres me tienen miedo...
- ¿Para tanto es? (preguntó)
- y... imaginate, son 25 cm... (respondí)
- Bueno, dijo, yo tengo amigas que se llevan mal con el novio o el marido, pero no lo dejan porque están muy conformes con el tamaño... se bancan cualquier cosa con tal de...
Cerrada la encuesta, la despedí, le di mi número de teléfono, y les puedo asegurar que no paraba de llamar durante la semana, me buscaba todos los días no solo ella sino también su amiga... Bueno, como yo ya tenía el resultado de mi primer encuesta, les dije la verdad y fue así como me dejaron tranquilo.
PD: De todos modos, vale la pena aclarar para aquellos que sientan que la naturaleza no los dotó con un buen miembro, que esta encuesta solo trata del tamaño del pene, pero la virilidad y la hombría van mucho mas allá...

Por Marcelo Rebón

mail@icarodigital.com.ar

 

Su opinión sobre esta nota
........................................
E-mail .............................
Nombre y Apellido...........
Ciudad ............................



Bannerlandia