Año IV - número 16 - Marzo 2005
Buenos Aires - Argentina
www.icarodigital.com.ar
 
Número 16
Marzo de 2005
Editorial
* Regreso triunfal de Torquemada. Por Conrado Yasenza
Entrevistas
* Andrés Rivera.
Por Marcelo Luna
* Horacio González.
Por Conrado
Yasenza
El Damero
* La culpa de los Inocentes.
Por Alfredo Grande
* Qué hacemos con el culo del hombre.
Por Marcelo Benítez
* Lógicas de la muerte.
Por Claudio Barbará
Ajo y Limones
* Una reunión profética.
Por Rubén Fernández Lisso
* Todo lo humano me es ajeno.
Por Rubén Fernández Lisso
Zona literaria y misceláneas
* La Nueva Canción Chilena: La banda sonora de la Revolución.
Por José Ignacio Silva
* La Metáfora Viral en William Burroughs. Postmodernidad, compulsión y Literatura conspirativa.
Por Prof. Adolfo Vásquez Rocca
Cuentos
* Cuentos breves e inéditos de Juan José Hernández
* Cuentos de Carola Chaparro
Poesía
* Selección de Poemas de Miguel Ángel Bustos.
Por Conrado Yasenza.
* Selección de Poemas de Emiliano Bustos (Hijo de M A).
Por Amalia Gieschen.
* Poemas de Sara Rosenberg
El Ojo Plástico
* Reflexiones en torno a la muestra Retrospectiva 1954-2004. Entrevista a León Ferrari.
Por Conrado Yasenza
* Fotografías de Sara Rosenberg
Libros
* La ciudad de los sueños. Narrativa Completa. de Juan José Hernández.
Por Conrado Yasenza
* Sombras nada más. de Vicente Zito Lema.
Por Conrado Yasenza
* El pensamiento alternativo en la Argentina del siglo XX.
por Marcelo Luna
* PALABRA VIVA. Textos de escritoras y escritores desaparecidos y víctimas del terrorismo de Estado. Argentina 1974-1983.
SEA - Sociedad de Escritores y Escritoras Argentinos.
Teatro
* "Miopes. Nadie leyó la letra chica del contrato" de Alfredo Grande.
Por Marcelo Benítez
 

Poesía

Sara Rosemberg

 

Acerca de Sara Rosenberg

Sara Rosenberg es escritora, dramaturga y pintora.

Licenciada en Dramaturgia y Dirección de escena (RESAD), estudió también Bellas Artes en la Universidad de Tucumán y más tarde en la Universidad de Québec en Montreal. Se especializó en escritura de guión cinematográfico en la Escuela de cine de la Habana, Cuba, y en dramaturgia en la Escuela de Arte Dramático de Uta Hagen, New York.

Ha publicado tres novelas ("Un hilo rojo" en 1998, "Cuaderno de invierno" en el año 2000, ambas en la Editorial Espasa Calpe, y "La edad del barro", en 2003, en la editorial Destino). Ha publicado cuentos en antologías y periódicos nacionales (Ed. Lengua de Trapo, Redes, EDAF) y obras de teatro (Editorial de la RESAD, Fundamentos, y AAT). Ha realizado también numerosas exposiciones de arte visual, documentales y guiones para cine. Ha trabajado como escenógrafa y directora de arte para teatro, cine y video.


Poemas

El muerto

         La tarde no tiene flanco protegido

        ni palabra que no se me desmorone.

         En ese hueco se instala la tormenta

         Llega el agua y lame, inunda y pasa.

         Vendarás el cadáver con toda la dulzura       

         que te queda y si te falta, usarás la suya.      

         Desearás no dolerte, ni dañar la piel

         que mansa recubre todavía la forma.

         Hoy vas a ser sabia. Mirarás al muerto.

         Cantarás su paso de sombra amanecida.

         Presentirás cerca la tuya al mismo tiempo.

         Compartirás arena que no descansa nunca.  

         Y sin llorar tendrás hocico más que boca.

         Respirarás hondo, después que haya pasado.

         Desde entonces, sólo en tu memoria, sola

         lo elegirás cada vez que quieras estar cerca.

         El aire se volverá palabra y también canto.    

                              5 enero del 2000.


Pájaros

         La herida cicatriza hasta la costra

         y protege del instante con dureza.

         No más el temblor de la inquietud.

         Ahora los pájaros siguen su curva

         sin dejar rastro sobre el azul vacío

          y desaparecen en la nube helada.

         Antes, antes los saludabas con la mano

         herían la mañana cada vez que partían

         traían en las plumas bosques, polen

         y temblabas contemplando lo incierto

         Antes, antes el movimiento era promesa

         de cataclismo en la armonía del que ve        

         ¿Qué pájaro se ha caído de tu vuelo?


Despertar

         Si consiguiera acallar la cuerda grave

         que me despierta en la madrugada

         y trae la frágil certeza de lo posible

         hasta el reducto en lo que todo falta.

         Abrir los ojos es comprometido

         despiertas al destino y a los otros

         no saben cuán complicados son

         aparecen como si fuera natural

         en conjuntos de gestos semejantes,

         emiten una impune serie de sonidos.

         Desconocen el pavor de las especies

         que sólo recuerdan la estampida

          y aún más lejos, el polvo, la nada.


La casa

         ¿Por qué siempre una se estará yendo?

         Aún cuando construya cada día su morada

         la vista de gatos y de sillas o de almohadas

         esconde una maleta preparada con lo inútil

         para salvarse, para esperar el rayo que parta,

         disgregue, amontone, recomponga, arrastre

          y recuerde,

                este último verbo, el único con casa.


El árbol

Hería el sol por la tarde con su sombra.

Acerca la oreja y escucha el líquido, dijo,

Adentro está girando y mareado llegará

hasta el otoño para perderse

                        una vez más.

Sara Rosenberg©


Agradecemos su opinión sobre esta publicación

Por favor, seleccione la Nota sobre la que va a opinar:
Apellido y Nombre:
Código Postal y Localidad:
País:
Email:
Ocupación:
Su opinión sobre esta nota o sobre nuestra publicación:

Muchas gracias por su contacto

  

 

 

 

31313131313


|© La Tecl@ Eñe - Ideas, cultura y otras historias - Todos los derechos reservados|
Registro de la Propiedad Intelectual 358757 - Queda hecho el depósito que marca la ley.
Copyright ©2001- 2005

Propietarios y Directores: Marcelo Luna - Conrado Yasenza - José Antonio Borré
Buenos Aires - Argentina