Año IV - número 16 - Marzo 2005
Buenos Aires - Argentina
www.icarodigital.com.ar
 
Número 16
Marzo de 2005
Editorial
* Regreso triunfal de Torquemada. Por Conrado Yasenza
Entrevistas
* Andrés Rivera.
Por Marcelo Luna
* Horacio González.
Por Conrado
Yasenza
El Damero
* La culpa de los Inocentes.
Por Alfredo Grande
* Qué hacemos con el culo del hombre.
Por Marcelo Benítez
* Lógicas de la muerte.
Por Claudio Barbará
Ajo y Limones
* Una reunión profética.
Por Rubén Fernández Lisso
* Todo lo humano me es ajeno.
Por Rubén Fernández Lisso
Zona literaria y misceláneas
* La Nueva Canción Chilena: La banda sonora de la Revolución.
Por José Ignacio Silva
* La Metáfora Viral en William Burroughs. Postmodernidad, compulsión y Literatura conspirativa.
Por Prof. Adolfo Vásquez Rocca
Cuentos
* Cuentos breves e inéditos de Juan José Hernández
* Cuentos de Carola Chaparro
Poesía
* Selección de Poemas de Miguel Ángel Bustos.
Por Conrado Yasenza.
* Selección de Poemas de Emiliano Bustos (Hijo de M A).
Por Amalia Gieschen.
* Poemas de Sara Rosenberg
El Ojo Plástico
* Reflexiones en torno a la muestra Retrospectiva 1954-2004. Entrevista a León Ferrari.
Por Conrado Yasenza
* Fotografías de Sara Rosenberg
Libros
* La ciudad de los sueños. Narrativa Completa. de Juan José Hernández.
Por Conrado Yasenza
* Sombras nada más. de Vicente Zito Lema.
Por Conrado Yasenza
* Reseña de libro por Marcelo Luna
* PALABRA VIVA. Textos de escritoras y escritores desaparecidos y víctimas del terrorismo de Estado. Argentina 1974-1983.
SEA - Sociedad de Escritores y Escritoras Argentinos.
Teatro
* "Miopes. Nadie leyó la letra chica del contrato" de Alfredo Grande.
Por Marcelo Benítez
 

Editorial

Regreso triunfal de Torquemadas

Por Conrado Yasenza

 

Devant la légende de une main fameuse detalle C. Trouville


Finalmente, el Oscurantismo Medieval ha quebrantado la voluntad de expresión de un artista. León Ferrari, tras recibir en el mes de Enero cuatro amenazas de bombas, decidió suspender su Retrospectiva, la cual se exhibía en la sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta.

Una suerte de Neo- Inquisición se ha instalado, y con renovados bríos, en el siglo XXI. Su poder de reclutamiento y organización es inquietante: cientos de correos enviados a Ferrari y a diferentes publicaciones - entre ellas, la Tecl@ Eñe -; horas de Televisión (y ya sabemos en que medios) y radio utilizadas para abrevar sobre la idea del avasallamiento de una moral y un sentir religiosos bastante vapuleados por sus propios representantes, o como se estila decir, por los Hombres que conforman la sacra institución Iglesia. Y toda esta mise en scène acompañada por simbólicas cadenas de oración realizadas en las puertas del Centro Cultural, aunque seguidas por benévolas y redentoras amenazas terrenales y celestiales.

Los Hombres de Negro, guiados por el Arzobispo de la Cuidad de Buenos Aires, Cardenal Primado Jorge Bergoglio - la reencarnación de Torquemadas - han desplegado con eficacia absolutista su espeluznante maquinaria de ordenamiento terrestre y divino, digna disciplina de un Poder dentro del poder, de un Estado dentro del estado. Han insuflado de vigor invectivo a sus huestes de feligreses ofendidos en su tolerante y occidental modo de ser Cristianos.

Cierta vez un amigo me dijo, discutiendo sobre las deficiencias que presentaba el sistema democrático, al que regresamos en circunstancias ya conocidas y sobre las cuales no es necesario explayarme, que en democracia podríamos no tener manos pero que conservábamos los muñones, y esto era digno de tener en cuenta. No había que perder de vista que durante aquellos sangrientos años de la dictadura no se podían decir ni escribir - ni pintar, ni exponer, ni hablar - una cantidad de cosas que hoy sí podían ser expresadas. Nunca, y a pesar que la idea de Democracia esté fuertemente instalada en nuestro país, me convenció mucho esta metáfora de muñones y manos. La noción foucaultiana del dispositivo panóptico, en el cual un ojo rector vigila sin ser visto, mientras que los observados no logran conectarse entre sí, es decir, mientras los miembros de una sociedad no logran asociarse, me resulta más que vigente. Pensamos que podemos expresarnos dentro de un marco de libertad, pero esa libertad está delimitada por circuitos, por territorios dentro de los cuales es posible o no decir o manifestar una idea bajo la forma de expresión que sea. Así es que nos topamos con que una muestra de arte exhibida en el centro político y cultural por excelencia, la Ciudad de Buenos Aires, choca y confronta con la territorialización que impone, en este caso, el Poder Eclesiástico. Y es entonces cuando la manifestación de una idea artística es atacada y finalmente desplazada, suprimida, prohibida y abatida.

El ojo visor no se distrajo, los miembros observados creyeron la falsa ilusión del permiso otorgado, descansaron en la metáfora de la libertad y mientras tanto, León Ferrari, y con él todas las expresiones o manifestaciones artísticas o intelectuales, fueron sancionadas y reubicadas en el territorio al que pertenecen, el ghetto. Dirá Roberto Jacoby, en Las herejías de León Ferrari, artículo publicado en la revista Crisis en enero de 1987: “El caos que trata de evitar (agrego: el ordenamiento que disciplina) no devendría sólo de la acción incontrolada de la muchedumbre sino de cada minúsculo vínculo de unos con otros . Un aspecto esencial del poder sería la capacidad para organizar el espacio en forma de máquina de comportamientos.”

Las amenazas y los tormentos descriptos en la Biblia y representados por El Giotto y Signorelli, entre otros, ya han sido internalizadas a nivel social. El miedo al castigo divino ha causado un serio daño creando seres atormentados, temerosos e intolerantes. El espíritu de Torquemadas y su Santa Inquisición ya son parte constitutiva de nuestras sociedades. Es la identidad, la carta de presentación de Occidente ante el mundo que habitamos, con su sed de sangre esparcida sobre el planeta entero. La civilización occidental y cristiana no ha creado un mundo mejor. Nuestros muñones se desangran bajo el pulso del paraíso perdido.

Conrado Yasenza ©
Enero de 2005


Agradecemos su opinión sobre esta publicación

Por favor, seleccione la Nota sobre la que va a opinar:
Apellido y Nombre:
Código Postal y Localidad:
País:
Email:
Ocupación:
Su opinión sobre esta nota o sobre nuestra publicación:

Muchas gracias por su contacto

  

 

 

 

31313131313


|© La Tecl@ Eñe - Ideas, cultura y otras historias - Todos los derechos reservados|
Registro de la Propiedad Intelectual 358757 - Queda hecho el depósito que marca la ley.
Copyright ©2001- 2005

Propietarios y Directores: Marcelo Luna - Conrado Yasenza - José Antonio Borré
Buenos Aires - Argentina