Año III - número 14 - Agosto 2004 - Buenos Aires Argentina
-

Editorial

Esos malditos perros callejero
Por Conrado Yasenza

Entrevistas

Víctor Redondo - Poeta
Por Amalia Gieschen
León Rozitchner
Por Conrado Yasenza

El Damero

La derecha es un delirio eterno
Por Alfredo Grande
¿Hacia donde vá Estados Unidos?
Por Mery Castillo-Amigo
Séneca y el infortunio del hombre sin poder - Parte II
Por Marcelo Manuel Benítez
Cuide su colon, y cómprese un auto nuevo.
Por Marcos Manuel Sánchez
Malvinas, la lucha no termina
Por Marcelo Luna

Ajo y Limones: Zona literaria y miscelánea

El año 3000 nos encontrará unidos o dominados
Por Rubén Fernández Lisso
Afrodisíacos MÁS ALLÁ DEL BIEN Y DEL MAL
Por Carola Chaparro
Fútbol, deporte y poder Una charla con Ezequiel Fernández Moores
Por Rubén F. Lisso
La luz no usada. Encuentro de Escritores La Plata
Por Juan José Hernández
Libro: "El bronce que sonríe" Entrevista al Autor Vicente Zito Lema
Por Conrado Yasenza Fotos de Efraín Dávila
La Rebelión de los ángeles.
Psicoanálisis Implicado III Del diván al piquete de Alfredo Grande.
Por Juan Carlos Volnovich

Poesía y cuentos

Poesías de Joaquín Giannuzzi
Poesías de Pablo Cassi, poeta chileno.
Poesías de Silh
Cuento:
Pétalos de ángel.
Por Carola Chaparro.

El ojo plástico

Galería sobre la última Performance de León Ferrari, en el CETC (Centro de Experimentación del Teatro Colón)

Batea

Libros:
"La escuela es una fiesta. Una propuesta didáctica en torno a las fechas patrias."
De Sandra Ribba y Marcela Roberts
Navarro Bravo Editores (2004)
Por Marcelo Luna
Libros:
"Irak. El imperio empantanado"
Autor: Juan Gelman
Por Amalia Gieschen

Galerías


María Cristina Fresca:

María Cristina Fresca


Jorge Manuel Varela:

Jorge Manuel Varela


Marcelo Manuel Benítez:

Galería Marcelo Manuel Benítez


Kenti

Kenti


       Poesía

Pablo Cassi

El amor se declara culpable

 

Gráfica: Paul Patza

Los poemas que se publican aquí pertenecen al libro “El amor se Declara Culpable”, del poeta chileno (San Felipe, es su lugar) Pablo Cassi. El libro está prologado por Ernesto Livacic Gazzano (Miembro de la Academia Chilena de la Lengua y Presidente de la Comisión de Literatura) quien dice del autor: La voz que puebla estas páginas con sus confesiones es la de alguien que se identifica como “poeta” y “bohemio” y que a todas luces sufre de “soledad”, el vocablo más recurrente en su decir.

La Tristeza Diagonal

La tarde desciende a mi alma,
anestesia mi primer gesto de entusiasmo.

Un perro imprime un ladrido de venganza,
el raudo vuelo de su ira triza el silencio.

Amanezco a destiempo
con el ritual de la monotonía
y dejo que la mala suerte se aleje en su dirección correcta.

El sol urbano se descuelga del horizonte
congela mi última lágrima
y circunda la diagonal tristeza de mis horas

Una sombra perfecta cae del muro
deforma la dirección exacta del odio,
rompe el hermetismo del lenguaje oficial.

Nada mejor que el olvido para olvidar el pasado.


Un Traje de Incertidumbre

Un río de pájaros opaca la tarde con su vestuario de cementerio
y el viento pierde el equilibrio en la última bocacalle

Fue un acto de arrogancia
esa noche de concierto hace quince años,
concluir su jornada en el Teatro Municipal de San Felipe
y derrochar la fama sin titubeos en un Night Club
con una fuga de Bach que no conocíamos

Desgastó su vida inútilmente en búsqueda de una pasión sin precedente,
herido por la muerte se suicida,
se borra simultáneamente de todos los caminos.

Duele comprobar que la ciudad haya perdido la memoria,
la paciencia de esperar a otros muertos,
la muerte que miente más allá de sus gestos habituales.

La humedad del invierno regresa con la lluvia
y no hubo tiempo para que él sobreviviera


Liturgia del Pan

A veces se reúnen con los mismos gestos
en el diálogo de un cantautor favorito,
aquel que combate la vida con whisky y heroína.

Mientras ella se acostumbra a su mirada
se pregunta – qué amamos el uno del otro –
en la inconfundible liturgia del pan y del vino.

El presiente en el silencio innombrable,
una tristeza fundamental,
después de cada sueño,
la brisa exacta que inventa su rostro.


Enferma de tiempo y con los días contados
se observa en la mirada universal del planeta,
atraviesa el otoño de una alameda de San Felipe
y la orilla de su voz que no conoce el miedo,
lo invita a beber con los 120 valientes de Santa Rita,
a repartir promesas de amor después de cada borrachera.


Gardeliando en un Bar de San Felipe

Concluye por reírse de los discursos institucionales,
las águilas desplumadas en el salón del consejo,
leones desdentados que caen de los escudos.

Sacude la piel del tiempo,
la dobla bajo el brazo y se hecha a caminar
calle abajo con una botella de brandy.

Lejano todo ...

Hasta la última puerta calla su secreto
en los ofuscados signos de la fuga.

Desea que lo sepulten en el mausoleo de los hijos ilustres
resucitar al tercer día sin que nadie lo sepa
y conocer más bien la dialéctica de los oradores,
de aquellos más preocupados de escucharse a sí mismos
que alguna breve virtud del occiso.

Así Gardeliaba en un bar de San Felipe
acuñando tangos y milongas,
hasta llegar al máximo rigor de la tristeza
reinventándose a su manera en su doliente metamorfosis


Un Spot Fuera de Cámara

Suscríbase a la página del error cotidiano,
impídase el acceso de la poesía
a los programas de la televisión.

Confísquese el pensamiento de quienes no están de acuerdo
con la publicidad de este eslogan.

No busqué vivir en esta instancia del siglo XXI,
el cual ha decretado la supresión del diálogo
el arresto domiciliario de bibliotecarios y lectores

Alguien se empecina en borrar la antigua memoria,
las primeras escenas de nuestro paisaje.

No podré contarte mañana quien está fabricando mi muerte.

Pablo Cassi
San Felipe, Primavera de 2002


Agradecemos su opinión sobre esta publicación

Por favor, seleccione la Nota sobre la que va a opinar:
Apellido y Nombre:
Código Postal y Localidad:
País:
Email:
Ocupación:
Su opinión sobre esta nota o sobre nuestra publicación:

Muchas gracias por su contacto

  



|© La Tecl@ Eñe - Ideas, cultura y otras historias - Todos los derechos reservados|
Registro de la Propiedad Intelectual 267822 - Queda hecho el depósito que marca la ley.
Copyright ©2001- 2004

Propietarios y Directores: Marcelo Luna - Conrado Yasenza - José Antonio Borré
Buenos Aires - Argentina