Año III - número 14 - Agosto 2004 - Buenos Aires Argentina
-

Editorial

Esos malditos perros callejero
Por Conrado Yasenza

Entrevistas

Víctor Redondo - Poeta
Por Amalia Gieschen
León Rozitchner
Por Conrado Yasenza

El Damero

La derecha es un delirio eterno
Por Alfredo Grande
¿Hacia donde vá Estados Unidos?
Por Mery Castillo-Amigo
Séneca y el infortunio del hombre sin poder - Parte II
Por Marcelo Manuel Benítez
Cuide su colon, y cómprese un auto nuevo.
Por Marcos Manuel Sánchez
Malvinas, la lucha no termina
Por Marcelo Luna

Ajo y Limones: Zona literaria y miscelánea

El año 3000 nos encontrará unidos o dominados
Por Rubén Fernández Lisso
Afrodisíacos MÁS ALLÁ DEL BIEN Y DEL MAL
Por Carola Chaparro
Fútbol, deporte y poder Una charla con Ezequiel Fernández Moores
Por Rubén F. Lisso
La luz no usada. Encuentro de Escritores La Plata
Por Juan José Hernández
Libro: "El bronce que sonríe" Entrevista al Autor Vicente Zito Lema
Por Conrado Yasenza Fotos de Efraín Dávila
La Rebelión de los ángeles.
Psicoanálisis Implicado III Del diván al piquete de Alfredo Grande.
Por Juan Carlos Volnovich

Poesía y cuentos

Poesías de Joaquín Giannuzzi
Poesías de Pablo Cassi, poeta chileno.
Poesías de Silh
Cuento:
Pétalos de ángel.
Por Carola Chaparro.

El ojo plástico

Galería sobre la última Performance de León Ferrari, en el CETC (Centro de Experimentación del Teatro Colón)

Batea

Libros:
"La escuela es una fiesta. Una propuesta didáctica en torno a las fechas patrias."
De Sandra Ribba y Marcela Roberts
Navarro Bravo Editores (2004)
Por Marcelo Luna
Libros:
"Irak. El imperio empantanado"
Autor: Juan Gelman
Por Amalia Gieschen

Galerías


María Cristina Fresca:

María Cristina Fresca


Jorge Manuel Varela:

Jorge Manuel Varela


Marcelo Manuel Benítez:

Galería Marcelo Manuel Benítez


Kenti

Kenti


       Ajo y Limones

Entrevista

Ezequiel Fernández Moores

“Si se pueden arreglar leyes en el Senado ¿por qué no se van a poder arreglar partidos de fútbol?”

Por Rubén Fernández Lisso

Reportaje a Ezequiel Fernández Moores, jefe de deportes de ANSA para Latinoamérica. Bar El pétalo, Corrientes y San Martín, 9 de agosto de 2004

P: ¿Te pueden echar de tu trabajo porque no publicaste una noticia que sí publicó otra agencia?

E.F.M.: No, no. Hay agencias que viven muy pendientes de la competencia. Muy pendientes sobre los temas que se pierden. Por ejemplo: nos perdimos tal tema que fue tapa de tal diario,  Reuters publicó tal cable y nosotros no; ¿qué pasó? Hay agencias que se manejan con ese sistema y crean una presión muy grande sobre el laburante. Pero en Ansa eso no sucede.

P: Siempre hay muchos periodistas cubriendo los mismos temas, ¿eso no produce una homogeneización de la información?

E.F.M.: Es inevitable que los periodistas vayan a los mismos lugares porque, por ejemplo, en Atenas son los juegos olímpicos y tenés que mandar gente; o Kirchner cita a una conferencia de prensa con agencias internacionales y tenés que estar. Estar en el mismo lugar no me parece grave y es hasta lógico que ocurra. Si hay cien medios va a haber cien periodistas. A mí lo que me asusta es la homogeneización del discurso, que haya un discurso único. Pero para eso estamos los periodistas, para chequear, para contrastar, para pensar la noticia. Y ahí es donde se verá la ideología del medio, la ideología del periodista o la profundización o los límites de cada uno.

 P: ¿Vos cómo te sentís en tu trabajo?

E.F.M.: En Ansa se trabaja con bastante comodidad, y si vos pudieras revisar temas muy delicados para la cobertura internacional, como por ejemplo la invasión a Irak, donde la agencia fue muy cuidadosa para evitar el uso de términos como “fuego amigo”, “daño colateral” y hasta “guerra en Irak”, bueno, en todo ese tipo de expresiones que definen ideologías, Ansa es muy cuidadosa. O también en el tema Venezuela, que es muy sensible internacionalmente y donde parecería que el establishment de la prensa internacional está alineado con que el tirano Chávez gobierna Venezuela y que la oposición son los demócratas que quieren un país mejor. Ese es un discurso muy impuesto y si uno presta atención puede ver que Ansa es muy cuidadosa para no caer en ese tipo de expresiones.

P: ¿Ansa es una agencia estatal de noticias. ?

E.F.M.: Es una agencia de capitales mixtos formada por el estado italiano y los diarios.

 P: ¿Se podría establecer un paralelo con Dyn (Diarios y noticias) en la Argentina?

E.F.M.: Sí, se podría, porque Dyn también es una sociedad mixta. Pero no creo que en Italia haya un monopolio tan importante como el de Papel Prensa, especialmente en el caso de Clarín. Me parece que la dependencia de Dyn a un solo diario puede ser mayor. Aún cuando el Corriere de la Sera es un periódico muy poderoso en Italia, la Stampa de Turín es también un diario poderoso y el Messagiero de Roma también. Por eso hay un juego de poderosos que no le permite a uno solo dominar el juego. Pero es inevitable, los medios más poderosos son los que representan el discurso del poder, y son muy sensibles a todo lo que joda al poder. Con todo, la agencia de noticias internacional tiene que tener un discurso más democrático, más abarcativo, aunque desconozco lo que pueda suceder dentro de Italia -tal vez haya tremendas presiones, tremendos códigos de censura, etcétera-. No te lo sé decir porque no trabajo en Italia. En Latinoamérica, que es donde yo trabajo, estoy cómodo.

 P: Se puede pensar que es muy difícil que lo que sucede en Latinoamérica o en la Argentina afecte las estructuras de poder de Italia…

E.F.M.: Mirá, te voy a dar un ejemplo del deporte que es el tema que yo manejo: El premier (primer ministro) italiano es Berlusconi y, a su vez, es patrón del Milan. Berlusconi ha hecho leyes desde el gobierno que favorecen al fútbol, o sea que se favorece a sí mismo. Y esto así como te lo digo pude decirlo sin problemas en el texto mismo. Nunca tuve problemas para hablar. No sé si porque es deporte, no sé si es porque en Italia nadie lee los cables, pero yo tengo absoluta libertad para laburar.

 P: Ya que ingresamos al increíble mundo del deporte y sus inevitables marañas con el poder, ¿creés que Ducatenzeiler (Presidente del Club Independiente de Avellaneda) pudo haber comprado el campeonato para Independiente?

E.F.M.: A ver… Ducatenzeiler por sí solo, no. Ducatenzeiler en sí, dentro de la estructura dirigencial argentina es un cuatro de copas, esta es la realidad, y lo digo con todo respeto, incluso hacia él. Cuando Ducatenzeiler dijo lo que dijo, estaba implícito que él contaba con el apoyo de la AFA, porque él hablaba de árbitros a favor. ¿Quién designa los árbitros?. No los designa Independiente, los designa la AFA, con lo cual estaba hablando de una complicidad con la AFA en esa conquista de Independiente.

 P: Y a vos te parece probable que haya sucedido

E.F.M.: Probable sí.

 P: Bueno, sin asegurar que en la Argentina ya se hace, del primero al anteúltimo sospechamos que es muy posible que se pueda comprar un campeonato...

E.F.M.: Me gusta una frase que usan los norteamericanos: “el deporte es demasiado negocio para ser sólo deporte, pero a su vez es demasiado deporte para ser sólo negocio”. Yo creo que es difícil arreglar todo, pero creo que no es difícil arreglar partes. Hoy acabo de hacer un despacho que dice que la justicia italiana inició la investigación de 33 personas –entre jugadores, dirigentes y entrenadores-, y a 13 clubes por sospechar arreglo de resultados, en vinculación con las apuestas clandestinas que toma un camorrista napolitano. La Procaduría italiana intervino teléfonos de jugadores, dirigentes y entrenadores, en base a una denuncia que recibió, y la sospecha es directamente de arreglo de partidos en la Serie A, en la Serie B y en la Serie C…  Milan es, por lejos, el equipo más beneficiado por los árbitros: En la última temporada hubo fallos escandalosos. Así como la temporada anterior había sido beneficiada Juventus. Juventus es el poder de la Fiat, la familia Agnelli; Milan es el poder de Berlusconi, el premier italiano. No creo que sea casual el beneficio. Pero también sucede en el fútbol argentino donde hubo resultados convenientes con dos equipos que jugaron sin cruzar la mitad de la cancha; o en el último mundial, donde Brasil fue favorecido de manera clara. Y la protección para el dueño de casa, Corea del Sur, fue escandalosa. ¿Cuándo Corea del Sur va a volver a salir cuarta en un Mundial?. Si todo me hace pensar que los periodistas sabemos un 20 por ciento de todo lo que ocurre, por qué no voy a poder pensar que existe el arreglo. Es más, si se pueden arreglar leyes en el Senado ¿por qué no se van a poder arreglar partidos de fútbol?.

 P: Siempre recuerdo que Macri, al comienzo de su mandato en Boca, quería arreglar los problemas con los jugadores igual que hacía con los empleados de sus otras empresas, pero finalmente reconoció en forma pública que “los jugadores eran un tipo muy especial de empleado”, porque eran “populares y los quería la gente”.

E.F.M.: Ahí Macri se dio cuenta que no podía tratar a los jugadores de Boca como a los empleados de SOCMA. No podía mandar un telegrama de despido sin que nadie se enterara. Él se tuvo que bancar que los jugadores se pusieran remeras en el vestuario que enfrentaban a la patronal de una manera abierta y televisada a todo el mundo. Él, como patrón, fue denigrado y se la tuvo que bancar…

 P: Pero les hizo pagar el precio con el destierro…

E.F.M.: Sí, pero con Bianchi se la tuvo que bancar, porque se fue, lo dejó plantado delante de todo el periodismo y al final lo fue a buscar para pagarle toda la plata que Bianchi quería ganar, y no lo que él había decidido que tenía que ganar Bianchi.

 P: ¿Por qué creés que la misma noche que Bianchi lo dejó plantado a Macri por impertinente –y con toda la razón del mundo-, Marcelo Araujo salió a defender a Macri desde las cámaras de Canal 13?

E.F.M.: Creo que el periodismo adopta fácilmente el discurso del poder. A veces esto ocurre con corrupción de por medio, y todos sabemos que hay periodistas que reciben dinero, a veces de empresarios, a veces de senadores, a veces de empresas. Pero a veces es por mimetizarse con el poder, por querer ser amigo del presidente, o por lo que fuera. Tenerlo a Macri como fuente, o como amigo, o como patrón, es interesante en términos económicos.

 P: Sí, y el poder y los medios parecen ser la misma cosa…

E.F.M.: Sí. Por un lado me parece que la debilidad económica de los medios fortaleció esta dependencia del poder, por otro lado, tenés al grupo Clarín que es muy poderoso, un grupo que juega al poder permanentemente. Juega, desafía, es cómplice, lo que vos quieras, a los roles que le quepan en el momento: es opositor, es oficialista, y muchas veces responde a los intereses del diario, pero muchas veces también, responde al poder. Hace unos días escuchaba a José Nun, el filósofo, que decía: -Tanta noticia sobre los cortes de calles, tanta tapa de los piqueteros, que parece que en la Argentina el problema son los pobres, cuando el problema en la Argentina son los ricos. Hablar tanto de los pobres instala como eje central de la problemática argentina a los pobres, pero como el problema que impide el desarrollo de la Argentina. Es impresionante, en el país que tuvo la distribución más injusta de la renta en los últimos años –nunca en su historia la renta estuvo tan mal distribuida-, decimos que el problema son los pobres.

 P: Sin ir más lejos, los medios masivos de comunicación, que tienen mucho dinero, se convirtieron en un género menor, pobre, en cuanto a transmisión de información.

E.F.M.: Me parece que, en las últimas décadas, fue cambiando la propiedad de los medios. Si observamos la globalización, la concentración de los monopolios, hoy los grandes medios están en manos de monopolios, que a su vez, llegan del mundo del entretenimiento, del mundo de la comunicación y del entretenimiento, y me parece que también toman a la información como entretenimiento. Hoy una noticia no se publica si es importante, se publica si es interesante. Y no estamos hablando del interés público, estamos hablando sencillamente de lo que es interesante. La información es algo mucho más serio que el entretenimiento, y si concebimos la noticia como mero entretenimiento estamos listos. Es lo mismo la Pradón cayéndose del sexto piso que la corrupción en el Senado. Pasás de un flash a otro: -se cayó la Pradrón, por un lado, y por el otro, corrupción en el Senado. Parece que todo es lo mismo, y sabemos que no es lo mismo. Parece que todo es entretenimiento, que estamos en el mundo del entretenimiento y eso es terrible. Algunos periodistas estamos luchando contra eso, si quieren entretener, que a mí no me llamen, que la llamen a Panam. Aún sabiendo que la noticia debe ser atractiva no me como la galletita del entretenimiento. ¿Qué, es aburrido informar sobre la corrupción? ¿Por qué nos enseñaron que es una mala noticia?. Al contrario, es una buena noticia para la gente el saber que hay corrupción, porque tal vez los dineros públicos queden en mejores manos. Pero te etiquetan las cosas: -No, es mala noticia.

 P: ¿Nunca te cansa la rutina de tu trabajo?

E.F.M.: Y, como en todos los trabajos, hay muchas cosas que uno hace porque es el trabajo. Pero creo que siempre hay dos o tres notas por día que me justifican la jornada laboral, en términos personales. En veinticinco años de trabajo tengo una cantidad infernal de notas escritas y no me arrepiento de lo escrito. Pero a veces tengo que entregar notas semanales, en dos o tres medios que te piden la misma nota al mismo tiempo, entonces les aclaro: -Mirá que no tengo dos o tres opiniones sobre esto. Y entonces me dicen bueno, cambiá las palabras. Y te repetís y ésto me pudre. Después, tener que entregar sí o sí: ¿y si no tenés nada para decir?. ¿Por qué los diarios tienen que tener todos los días 44 páginas?. ¿Y si ese día hubo más noticias?. ¿Y si hubo menos?. ¿Por qué los noticieros duran una hora?. ¿Por qué hay canales de cable que te dan noticias 24 horas por día?. Cuando asaltan un almacén, en un rato lo ves seis veces. Ya no es más un almacén, parece que son todos los almacenes de Buenos Aires. ¡Ay, qué inseguro que es Buenos Aires!...  Es un mecanismo muy perverso el que decide qué es noticia.

 P: ¿Irías a la cancha con tu familia?

E.F.M.: No, no iría, a no ser que yo sepa que va a ser un partido muy tranquilo…

 P: Sí, por ejemplo, Banfield – San Pablo

E.F.M.: O Boca con algún equipo colombiano por la Libertadores…

 P: No pensás que esto refleja lo que pasa en la sociedad con la exclusión de la gente de los lugares públicos

E.F.M.: Sí, el fútbol se convirtió en un sitio de mafia. Si vas a la cancha en auto sabés que lo tenés que dejar en un lugar que te lo cuida la barra brava, que tenés que dejarle dos mangos; es un ámbito de mafias que controla todo. Hay zonas liberadas para que se maten, y en algunos casos, zonas liberadas para la merca (cocaína). Entiendo que los dirigentes tienen que vivir una situación difícil si quieren dejar de entregar entradas o procurar favores para las barras, porque si no enseguida llega el llamado que los advierte: - Mirá que sabemos a qué colegio va tu hijo, etc., etc. Entiendo esa problemática, ahora, ¿por qué no se unen entre ellos?.

 P: A mí me parece que las barras bravas son un tema policial y no social.

E.F.M.: Por eso te digo que los dirigentes deberían unirse entre ellos y hacer un reclamo colectivo por las extorsiones o por lo que sea, pero qué pasa, los tipos te dicen: -Lo que pasa es que algunos tienen el culo sucio... Ah, bueno, entonces preparen un reglamento que impida ser dirigentes a quienes tengan el culo sucio.

 P: Da la sensación de que la complicidad continúa y seguimos siendo una sociedad asustada.

E.F.M.: A veces no sé si es únicamente un problema nuestro. Cuando vienen periodistas del exterior y me buscan para que les cuente sobre la corrupción o la violencia en el fútbol argentino, yo a veces me río. La violencia y la corrupción del primer mundo son del primer mundo, pero también son violencia y corrupción. Por ejemplo, el Manchester United, el equipo con mejor marketing en el mundo, pertenece a dos irlandeses que tienen una fortuna de origen dudoso, hoteles en Islas Barbados, caballos en Islas Caimán, esos negocios que son siempre raros. Y el tipo que compraba y vendía los jugadores durante más de diez años en el Manchester United, era el hijo del entrenador. Cuando los irlandeses se dieron cuenta lo echaron: -Estos no son negocios tuyos, estos son negocios nuestros. Y el que hacía esto era un sir, porque tiene título de Señor de la corona británica, sir Alex Ferguson. Y en el último clásico Lazio-Roma, entró la barra brava a la cancha y suspendió el partido. Esto pasó hace menos de seis meses. Entró la barra brava y le dijo a Totti (Francesco, ídolo de la Roma) que habían matado un hincha y que había que suspender el partido. Pero era mentira. La policía dijo que no mataron a nadie, el presidente de su club le dijo también que no tenían informes de ningún muerto. Era mentira, pero le creyó más a la barra brava, a Pistola, que al presidente y que a la policía. Para el jugador valía más la palabra del barra brava que la del presidente y la de la policía. Los códigos del fútbol tuvieron más valor que la verdad. Es algo que pasa en todos lados.

 P: No hay más que leer los medios masivos internacionales para comprobar que pasa lo mismo en Portugal, en Brasil, en Rusia...

E.F.M.: ¿Por qué Rusia es la nueva meca del fútbol?

 P: Eso me pregunto, ¿por qué?. ¿Por qué Cavenaghi se fue a jugar a Rusia?

E.F.M.: Sabemos todos que en España y en Italia el escándalo llegó al techo, saltó y ahora no da para más, se dieron cuenta que era demasiado lavado de guita, ya las cuentas se habían ido al carajo, y ahora están en ese tema de “adecentar” un poco los números. (Adecentar: hacer más decente). Entonces no tienen la guita de antes y aparece el mercado ruso. Claro, ya sabemos que en Rusia cayó el Muro y pasó algo. Y todo el dinero que antes se manejaba de una manera ahora se maneja de otra. Hay testaferros que se quedaron con ese negocio que es toda una necesidad de blanqueo de dinero. Y bueno, entonces el fútbol ruso compra a Cavenaghi en once millones de euros.

 P: Yo no entiendo cómo Cavenaghi se va a Rusia a jugar al fútbol...

E.F.M.: Sí, está bien, pero le dicen a un tipo: -Tenés dos millones de euros por año...

 P: Sí, es convincente, pero yo ya pensaba esto cuando se fue el burrito Ortega, cómo te vas a ir a un lugar donde no te podés comer ni una milanesa, donde hace 14 millones de grados bajo cero, donde no está la gente que querés y que te quiere, y sin embargo resignan todo por dinero aunque acá igual ganarían mucho dinero.

E.F.M.: Sí, pero no tanta plata como en Turquía. Aparte, capaz que también hizo la gran argentina: bueno, voy allá un año y después los cago...

 P: Pero terminó recagado. Bueno, te hago la última pregunta para no quitarte más tiempo ¿Por qué vendieron a Battaglia en dos millones y medio de dólares y sale el DT del club a decir: cómo lo van a vender a éste tan barato?

E.F.M.: Recordemos que en el contrato de Bianchi estaba establecido que cobraba porcentajes por la diferencia que se produjera entre la compra y la venta de los jugadores...

 P: Eso no lo sabía...

E.F.M.: Sí, el contrato tenía una cláusula que establecía que él podía ganar más plata según la diferencia que se establecía entre la compra y la venta de jugadores

 P: Es una cláusula un tanto extraña...

E.F.M.: Se presta a distintos manejos. Por un lado, en los clubes se sospecha que muchos jugadores...

 P: Ya se sabe que los técnicos cobran porcentajes de los jugadores...

E.F.M.: Se sabe, entonces se propone una cláusula que en vez de alentar el negocio de la compra y venta de jugadores, se fomenten las divisiones inferiores, fortalezcan jugadores del propio club...

 P: Se blanquea una situación que siempre se hace en negro...

E.F.M.: Y es más, favorece económicamente al club. Porque no hago negocios exclusivamente para mi bolsillo, sino que hago negocios para una sociedad. Una sociedad empresarial que es el club y el técnico –que es un empleado de lujo del club-. Entonces, no veo mal la cláusula. Cuando Bianchi decía que Battaglia estaba mal vendido, por un lado, cuidaba su propio mango, y por otro lado, le estaba dando una lección al periodismo, porque no lo dijo ningún medio y era evidente que estaba mal vendido. Entonces Bianchi les está diciendo a los medios: -Lo que ustedes no se animan a decir de Macri, lo digo yo. Además, aparece la sospecha de qué interés tiene Macri con el Villarreal, porque muchos jugadores de Boca han ido al Villarreal. Como Macri ya tuvo intereses en España en el Badajoz, entonces es legítimo que uno sospeche que tal vez ese dinero que fracasó en el Badajoz, pueda estar en el Villarreal. La sospecha, por lo menos, puede estar ahí. Y encima Boca le vende jugadores más que baratos al Villarreal. Bueno... la sospecha empieza a ser algo más que sospecha.

 P: ¿Se terminó la función social de los clubes?

E.F.M.: ¿Cómo Luna de Avellaneda? (Película nacional en cartel)

 P: No, como Independiente de Avellaneda.

E.F.M.: Aún hoy, con el desastre que es Independiente, sigue teniendo un funcionamiento social: tiene una escuela, mantiene muchos asociados que van a hacer muchas actividades, aún cuando esté el club en una situación caótica. Pero te hablan del modelo europeo: hagamos clubes privados, que son sociedades anónimas. El tema no va ni por sociedades anónimas ni por sociedades sin fines de lucro, el tema va por ver qué hacés con la compra-venta de jugadores. Por ejemplo, Racing es una sociedad anónima, ni siquiera es Racing, es Blanquiceleste S.A. Bueno, el primer jugador que surge con proyección internacional es Mariano González, y a los pocos meses que surge, lo venden en 800.000 dólares a un grupo suizo. Ahora resulta que el grupo suizo lo vende a Mariano González a casi cuatro millones de euros. ¿Quién se quedó con los tres millones de diferencia?. El grupo suizo. ¿Por qué no se los quedó Racing?

 P: ¿Y por qué no se puede meter en cana a un dirigente por esa maniobra?

E.F.M.: Bueno, ahora viene el juicio oral y público a los dirigentes de Racing. Los tres últimos presidentes que tuvo Racing. Habrá que ver qué pasa con eso.

 P: ¿Vos confías en la justicia?

E.F.M.: En la justicia como estructura tengo mis serias dudas. Es como en el periodismo: sé que hay periodistas buenos y sé que hay jueces buenos; hay gente honesta. Si no, qué nos queda. Hay gente que trabaja bien. Fijate el juez Vergez, que trabajó en el tema de la violencia en el fútbol con mucha independencia. O casualidad que estaba con indicios como para procesarlo a Macri y a Barrionuevo y termina yéndose de la justicia.

 P: ¿Por qué entonces remueven o ascienden o cambian a cualquier juez que parece estar mostrando probidad?

E.F.M.: Si la justicia forma parte del poder, y el periodismo forma parte del poder, listo, al poder no le gusta investigarse a sí mismo. Sí, hay periodistas independientes, pero toda la estructura responde a grandes grupos de poder. Por eso hay batallas que podés dar y hay batallas que no podés dar. A veces hay pequeñas batallas, como por ejemplo la elección de palabras a las que no nos obliga el poder y que aceptamos dócilmente, pero son palabras del poder. ¿Por qué voy a decir: se flexibilizan las normas laborales?. O, se moderniza la legislación laboral?. Eso es precarizar, entonces por qué no usamos el término que corresponde. Esos son términos los impuso el poder, pero, ¿me obligan a que yo lo escriba?. No, yo de tonto lo estoy repitiendo. Pero nosotros si le tenemos que contar algo a alguien es a la gente, no al poder.

 P: Debe ser por eso que nuestros mejores periodistas tienen un perfil muy bajo.

E.F.M.: Cuando yo era jefe de deportes de Dyn, me dijeron que por ser jefe no podía hacer una huelga. Entonces yo quedé como el único jefe que hacía huelga. No, qué jefe, si yo soy empleado. Lo de jefe metételo en las bolas, yo soy empleado y voy a ir a la asamblea porque formo parte del colectivo. Suponen que soy más capaz y me pagan más; suponen no sé qué y me ponen jefe. ¿Por qué si soy un laburante como cualquier otro?. Entonces, ¿tengo que decidir entre ser jefe o compañero de laburo?. Bueno, yo elijo ser compañero de laburo. Si querés ascender te tenés que mimetizar con los intereses de la empresa. ¿Por qué?. ¿Qué es eso?. Es más, acabo de discutir con la empresa por las horas extras que hay que pagar por la cobertura de los juegos olímpicos. ¿Qué, tengo que decirle a un tipo: -Che, vas a tener que trabajar un franco pero no te lo pagan?. No sé, pero yo no puedo. Yo me encargo de lo periodístico y puedo exigir resultados si la gente cobra, pero si no les pagan yo no puedo exigir periodismo. Yo creo que hay una mística de laburo: querer hacer cosas, meterle pata, querer escribir algo que sea más polenta, querer sacar un mejor dato. Existe eso. Me parece que hay un orgullo profesional y unas ganas de contar cosas que valgan la pena. Si eso lo quemaste, ya fuiste. Pero tampoco me la creo que somos tipos las 24 horas del día conectados. Tenés tus intereses, tus amores, tu familia, lo que vos quieras. Y eso vale mucho más que una nota. La vida personal de uno vale mucho más que una nota. A ver si también hablamos un poco más de nosotros mismos, ¿no?.

 P: Gracias Ezequiel

E.F.M.: No, por favor, la pasé muy bien.


Texto: Rubén Fernández Lisso - Fotos: Efraín Dávila
9 de agosto de 2004, Bar El Pétalo, Corrientes y San Martín, Ciudad de Buenos Aires.


Agradecemos su opinión sobre esta publicación

Por favor, seleccione la Nota sobre la que va a opinar:
Apellido y Nombre:
Código Postal y Localidad:
País:
Email:
Ocupación:
Su opinión sobre esta nota o sobre nuestra publicación:

Muchas gracias por su contacto

  



|© La Tecl@ Eñe - Ideas, cultura y otras historias - Todos los derechos reservados|
Registro de la Propiedad Intelectual 267822 - Queda hecho el depósito que marca la ley.
Copyright ©2001- 2004

Propietarios y Directores: Marcelo Luna - Conrado Yasenza - José Antonio Borré
Buenos Aires - Argentina