Año III - número 14 - Agosto 2004 - Buenos Aires Argentina
-

Editorial

Esos malditos perros callejero
Por Conrado Yasenza

Entrevistas

Víctor Redondo - Poeta
Por Amalia Gieschen
León Rozitchner
Por Conrado Yasenza

El Damero

La derecha es un delirio eterno
Por Alfredo Grande
¿Hacia donde vá Estados Unidos?
Por Mery Castillo-Amigo
Séneca y el infortunio del hombre sin poder - Parte II
Por Marcelo Manuel Benítez
Cuide su colon, y cómprese un auto nuevo.
Por Marcos Manuel Sánchez
Malvinas, la lucha no termina
Por Marcelo Luna

Ajo y Limones: Zona literaria y miscelánea

El año 3000 nos encontrará unidos o dominados
Por Rubén Fernández Lisso
Afrodisíacos MÁS ALLÁ DEL BIEN Y DEL MAL
Por Carola Chaparro
Fútbol, deporte y poder Una charla con Ezequiel Fernández Moores
Por Rubén F. Lisso
La luz no usada. Encuentro de Escritores La Plata
Por Juan José Hernández
Libro: "El bronce que sonríe" Entrevista al Autor Vicente Zito Lema
Por Conrado Yasenza Fotos de Efraín Dávila
La Rebelión de los ángeles.
Psicoanálisis Implicado III Del diván al piquete de Alfredo Grande.
Por Juan Carlos Volnovich

Poesía y cuentos

Poesías de Joaquín Giannuzzi
Poesías de Pablo Cassi, poeta chileno.
Poesías de Silh
Cuento:
Pétalos de ángel.
Por Carola Chaparro.

El ojo plástico

Galería sobre la última Performance de León Ferrari, en el CETC (Centro de Experimentación del Teatro Colón)

Batea

Libros:
"La escuela es una fiesta. Una propuesta didáctica en torno a las fechas patrias."
De Sandra Ribba y Marcela Roberts
Navarro Bravo Editores (2004)
Por Marcelo Luna
Libros:
"Irak. El imperio empantanado"
Autor: Juan Gelman
Por Amalia Gieschen

Galerías


María Cristina Fresca:

María Cristina Fresca


Jorge Manuel Varela:

Jorge Manuel Varela


Marcelo Manuel Benítez:

Galería Marcelo Manuel Benítez


Kenti

Kenti


       Sección

Afrodisíacos

Más allá del bien y del mal

Por Carola Chaparro

Gráfica: Paul Patza

Un afrodisíaco es todo aquello capaz de estimular el apetito sexual, aunque no se trata de una fórmula mágica, de una receta infalible ni de una certeza que tranquilice la conciencia del caballero o el bolsillo de la dama. Es solamente un elemento que propicia el encuentro entre quienes se desean, fomentando su concreción. El vocablo deriva de Afrodita, la diosa griega de la belleza y el amor que, se dice, venía montada en un toro o en un macho cabrío.

Como era de esperarse, los idilios de la diosa Afrodita trajeron cola y pronto se incorporó al panteón el seductor, maligno y mentiroso (tal como se lo catalogaba) de su hijo Eros, el dios del amor.

Ante este panorama no es de extrañar que la sexualidad y el disfrute sensual humanos fueran motivo de más de una consulta psicológica o una rápida visita al boticario (o la farmacia). El placer, quedaba claro, era un asunto de poco fiar. 

Islam vs. cristianismo

Hubo quienes tuvieron, sin embargo, otros puntos de vista. Para el Islam el acto sexual es una necesidad física humana, por lo tanto permitida y bien vista por Dios. Luego de esta liberación, el cuerpo quedaba listo para orar. La sexualidad, así, sería una forma de acercarse al paraíso, sin dejar de lado al amor como condimento de todo buen matrimonio.

Los cristianos, por su lado, han dividido el cuerpo del alma con una saña que repercutió, lamentablemente, en perjuicio del cuerpo. El acto sexual no sólo no acerca a Dios sino que lo aleja del sendero. Únicamente la procreación como finalidad puede ser su objetivo, sin deseo ni placer que se crucen por la mente. No hay que olvidarse, como dijera Erasmo, de cuán indigno y hediondo es ese acto que nos iguala con los animales.

Esta diversidad de discursos ha vuelto natural que los hombres y las mujeres pasen del sildenafil al azote compulsivo - sin medias tintas-, del asco al regodeo, en un santiamén. Sobre todo considerando el ajetreo, el estrés y la falta de concentración que implica la vida en una gran ciudad. Buenos Aires a veces ayuda al reencuentro, otras no.

 Imaginación a la mesa

Para los seguidores del pensamiento islámico, es decir, “los no sientan culpa por disfrutar de su pareja”, cuentan con una opción gastronómica interesante en la ciudad, cosa de condimentar el asunto con algo más que dulce de leche. Se trata del célebre restaurante afrodisíaco “Te Mataré Ramírez”, que ya desde el menú invita a imaginar.

“Con dos mujeres”, “Cóctel de celo y lujuria” o “Toda tú celebras mis sentidos” son algunos de los bocados. El lugar, por supuesto, acompaña la idea con cuadros alegóricos, cortinados púrpura, ornamentos alusivos (destacable el salero con forma de espermatozoide) y escasa luz. Al final de la velada, shows teatrales y musicales mediante, es esperable que la pareja en cuestión decida dormirse un poco más tarde y abandonarse, sin culpas, al gusto inmenso de compartirse.

Te Mataré Ramírez

En la web se puede entrar en www.tematareramirez.com y seguir jugando con la imaginación, o bien reservar en el local de Palermo (Paraguay 4062 / 4831-9156) o de San Isidro (Primera Junta 702, una adorable casona antigua en el bajo / 4747-8618).

Por Carola Chaparro


Agradecemos su opinión sobre esta publicación

Por favor, seleccione la Nota sobre la que va a opinar:
Apellido y Nombre:
Código Postal y Localidad:
País:
Email:
Ocupación:
Su opinión sobre esta nota o sobre nuestra publicación:

Muchas gracias por su contacto

  



|© La Tecl@ Eñe - Ideas, cultura y otras historias - Todos los derechos reservados|
Registro de la Propiedad Intelectual 267822 - Queda hecho el depósito que marca la ley.
Copyright ©2001- 2004

Propietarios y Directores: Marcelo Luna - Conrado Yasenza - José Antonio Borré
Buenos Aires - Argentina