Año III - número 13 - Mayo 2004 - Buenos Aires Argentina
-

Editorial

Los falsarios y la risa
Por Conrado Yasenza

Entrevistas

Gullermo Saccomanno
Por Amalia Gieschen

El Damero

De un escenario político sin política
Por Claudio Barbará
Empobrecimiento lícito
Por Alfredo Grande
Séneca y el infortunio del hombre sin poder
Por Marcelo Manuel Benítez
Fabricantes de Dios
Por Mery Castillo-Amigo
Las mujeres de Buenos Aires
Por Mirta Vázquez

Ajo y Limones
Zona literaria y miscelánea

La poesía en Julio Cortázar
Por Juan José Hernández
El Gaucho en la Tinta Segunda entrega
Por Marcelo Luna
Escuelita de destrucción de ideas
Por Rubén Fernández Lisso
Detrás de la pantalla, Hombres y mujeres del dobleje en acción
Por Carola Chaparro
Un cuento perfecto: "Esse est percipi" - Una de las crónicas de Bustos Domeq
Por Daniel Bruné
El Porteño
Por Variya

Poesía y Cuentos

El ventilador
Poema inédito
Juan José Hernández
Poemas de Rubén Fernández Lisso
Poemas de Conrado Yasenza
Cuento:
"La antesala del fin"
Por Diego Quinteros

El ojo plástico

Antonio Santos

Batea

Libros:
"Sea su propio jefe"
Autor:
Por Carola Chaparro
Libros:
"La noche más polar"
Autor:
Por Amalia Gieschen

Galerías


María Cristina Fresca:

María Cristina Fresca


Jorge Manuel Varela:

Jorge Manuel Varela


Marcelo Manuel Benítez:

Galería Marcelo Manuel Benítez


Kenti

Kenti


       Poesía

Poemas

Conrado Yasenza

Conrado Yasenza es Licenciado en Periodismo. Como periodista ha desarrollado su actividad en las revistas La Maga y El Cazador. Ha incursionado también en la poesía, publicando los siguientes libros: “Poesía Tapada”, “Sudejo o libro del colibrí”y “Deudarios”. Recientemente ha terminado un cuarto libro, “Inversión del vértigo” aún inédito. En el año 2000 fundó, junto a José Antonio Borré y Marcelo Luna, la revista digital La Tecl@ Eñe... Ideas , cultura y otras historias, en la que se desempeña, hasta la fecha, como director y editor.

I

Húmedo inmóvil oculto
así se halla el amante felón de rizos perpetrados
tras el declive irrefutable del día,
el que lastima sus relucientes pezones caoba
y lo acosa transformado en péndulo de sombrillas vacías
en concurrencia ligera de actos y olores sobornables
para que cada hora del crepúsculo
desguace el movimiento de sus miembros tantálicos
de modo que el hastío es ya la víspera
la alucinación del vientre arado.
Y pobre muchacho
no sabe nada del deseo
el polvo voraz
el nudo cotidiano que lo asfixia
y grazna como un pájaro filoso
hundido en la profundidad de su sangre
donde las ofensas respiran
quizás aturden.


II

En el plexo de estos ojos
la arena del declive arde y se funde
como una máscara impenetrable al deseo
retiro clandestino de la sangre
nutriéndose de lenguas imposibles
para expulsar luego
los puñales los sedosos lazos
que este cuerpo teje para sí
para nadie más
porque sus valvas de molusco inconcluso
sus aterradas nervaduras
saben por el grito animal de esta noche
que la vida muerde
desde la primera y única oscuridad.


III

Desde el velo sórdido del uso
se produce el desarme amarillo
la degustación lenta de los espacios
el sentido antiguo de una dinastía inevitable.
Por detrás de los espejos
se traduce esta insoportable mezquindad
este presente de palabras mancilladas
y fiestas de paridades paganas.
Que alguien responda,
heredamos los ojos fragmentados
las dentaduras ausentes
el pánico al vacío
la muerte atormentada por su infinita soledad.
Que alguien responda.

Por Conrado Yasenza


Agradecemos su opinión sobre esta publicación

Por favor, seleccione la Nota sobre la que va a opinar:
Apellido y Nombre:
Código Postal y Localidad:
País:
Email:
Ocupación:
Su opinión sobre esta nota o sobre nuestra publicación:

Muchas gracias por su contacto

  

 



|© La Tecl@ Eñe - Ideas, cultura y otras historias - Todos los derechos reservados|
Registro de la Propiedad Intelectual 267822 - Queda hecho el depósito que marca la ley.
Copyright ©2001- 2004

Propietarios y Directores: Marcelo Luna - Conrado Yasenza - José Antonio Borré
Buenos Aires - Argentina