Año III - número 13 - Mayo 2004 - Buenos Aires Argentina
-

Editorial

Los falsarios y la risa
Por Conrado Yasenza

Entrevistas

Gullermo Saccomanno
Por Amalia Gieschen

El Damero

De un escenario político sin política
Por Claudio Barbará
Empobrecimiento lícito
Por Alfredo Grande
Séneca y el infortunio del hombre sin poder
Por Marcelo Manuel Benítez
Fabricantes de Dios
Por Mery Castillo-Amigo
Las mujeres de Buenos Aires
Por Mirta Vázquez

Ajo y Limones
Zona literaria y miscelánea

La poesía en Julio Cortázar
Por Juan José Hernández
El Gaucho en la Tinta Segunda entrega
Por Marcelo Luna
Escuelita de destrucción de ideas
Por Rubén Fernández Lisso
Detrás de la pantalla, Hombres y mujeres del dobleje en acción
Por Carola Chaparro
Un cuento perfecto: "Esse est percipi" - Una de las crónicas de Bustos Domeq
Por Daniel Bruné
El Porteño
Por Variya

Poesía y Cuentos

El ventilador
Poema inédito
Juan José Hernández
Poemas de Rubén Fernández Lisso
Poemas de Conrado Yasenza
Cuento:
"La antesala del fin"
Por Diego Quinteros

El ojo plástico

Antonio Santos

Batea

Libros:
"Sea su propio jefe"
Autor:
Por Carola Chaparro
Libros:
"La noche más polar"
Autor:
Por Amalia Gieschen

Galerías


María Cristina Fresca:

María Cristina Fresca


Jorge Manuel Varela:

Jorge Manuel Varela


Marcelo Manuel Benítez:

Galería Marcelo Manuel Benítez


Kenti

Kenti


       Ajo y limones: Zona literiaria y misceláneas

La poesía en Julio Cortázar

A veinte años de la muerte del autor de "Rayuela"

Por Juan José Hernández

"Theatre de l´Atelier" de André Barsacq

No hace mucho, en una librería de viejos de Madrid, compré un ejemplar del libro de poemas de Julio Cortázar Pameos y Meopas, publicado en Ocnos, la prestigiosa y ya desaparecida colección española de poesía contemporánea. La edición es de 1971 y lleva un sugestivo prólogo del autor que no figura en Sólo el crepúsculo, título mas bien anodino de su obra poética completa.
La fecha en que aparecieron aquellos poemas explica el tono contestatario del prólogo donde el escritor expresa su adhesión a la revuelta estudiantil del Mayo francés del 68; su apoyo incondicional a la revolución cubana y su confianza en la inminente quiebra de los valores intelectuales de la burguesía para dar nacimiento “a una nueva forma de lo estético y lo lúdico, fuera de los moldes tradicionales de los géneros literarios
En el mismo prólogo, Cortázar atribuye al “cronopio” Gianni Toti la indiscreción de haber revelado su faceta casi ignorada de poeta cuando en La Habana, durante una reunión de intelectuales afirmó, de manera contundente, que a él le gustaban más sus poemas que su obra en prosa, y que tenía pensado traducirlos al italiano. “Como esto sucedía en el primer territorio libre de América - comenta Cortázar- consideré que no podía negarle a Toti el derecho a manifestar su opinión, aunque la cara de algunos amigos allí presentes tendían a dar una impresión de pataleta.
En otro momento del prólogo, a manera de autocrítica, el escritor confiesa haber perdido con los años el respeto a priori por la poesía y los poetas, herencia de un humanismo burgués cuyo derrumbe sería irreversible. “Los poetas –dice- no son ya solamente ésos que enumeran los profesionales de la crítica: la poesía está cada vez más en la calle, en ciertas formas de acción renovadoras, en el hallazgo anónimo sin pretensión de las canciones populares y en los graffiti.
Pese a sus predicciones, Cortázar no reniega de la antigua preceptiva poética, sobre todo en sus sonetos, que por su temática culta y virtuosismo formal perpetúan los valores estéticos de ese humanismo burgués, destinado supuestamente a desaparecer.
Mis poemas - escribe hacia el final del prólogo- no son como esos hijos adulterinos que se reconoce in articulo morti. Excesivamente personales, herbario para los días de lluvia, se me fueron quedando en los bolsillos del tiempo sin que por eso los olvidara o los creyera menos míos que las novelas o los cuentos”.
Bien pudo Cortázar añadir a sus pertenencias literarias la excelente traducción de Memorias de Adriano, publicada a mediados de los años cincuenta. La famosa novela de Marguerite Yourcenar debió impresionarlo vivamente, a juzgar por el soneto De Adriano a Antinoo, escrito en primera persona, donde el emperador romano evoca a su favorito.
La indeleble formación humanística de Cortázar lo lleva también a incursionar en el problema central de toda metafísica: el tiempo. Y lo hace a través de Anacreonte, un límpido y apasionado soneto con reminiscencias de Quevedo y de Banchs. Me permito transcribirlo aquí, con la intención de que algunas de sus estrofas perduren en la memoria de los lectores. Porque, como decía José Pedroni, la gloria de un poeta no es más que un verso recordado.

ANACREONTE (Julio Cortázar)

Eternamente joven y distante
corazón mío, estrella desasida,
casi sin ti se va de mí la vida
con su gesto y su túnica danzante.

De pie en el albo templo, coribante,
ebrio de soledad y despedida,
me alcanzas esta hiedra entretejida
con la sutil divisa del instante.

Vana corona, vana permanencia
en tanto amor que es ya el amor postrero
y el sabor de la sal bajo las rosas;

delante vas, figura de tu ausencia,
oh corazón, halcón sin halconero,
y en el mañana y el ayer te posas.

Por Juan José Hernández


Agradecemos su opinión sobre esta publicación

Por favor, seleccione la Nota sobre la que va a opinar:
Apellido y Nombre:
Código Postal y Localidad:
País:
Email:
Ocupación:
Su opinión sobre esta nota o sobre nuestra publicación:

Muchas gracias por su contacto

  

 



|© La Tecl@ Eñe - Ideas, cultura y otras historias - Todos los derechos reservados|
Registro de la Propiedad Intelectual 267822 - Queda hecho el depósito que marca la ley.
Copyright ©2001- 2004

Propietarios y Directores: Marcelo Luna - Conrado Yasenza - José Antonio Borré
Buenos Aires - Argentina